El linfedema ocurre debido a una acumulación de líquido linfático, ocasionando un aumento de volumen en una o varias partes del cuerpo. Este aumento de volumen se debe a la incapacidad del sistema linfático para transportar la linfa al sistema sanguíneo.

Los pacientes con mayor riesgo de sufrir linfedemas suelen ser:

  • Pacientes de cáncer a los que se han extirpado ganglios de la axila o de la ingle.
  • Pacientes de cáncer que han recibido tratamientos de radioterapia en axila o ingle y que desarrollan esclerosis ganglionar.

Las extremidades son, normalmente el lugar donde se manifiesta, pero puede localizarse en otras zonas también, produciendo: hinchazón, deformidad, cansancio, pesadez, limitación de movilidad, hormigueo, fatiga, etc.

Desde Clínica Granell queremos ofrecer distintas pautas para cuidar los linfedemas en la época estival:

1.- Cuida tu alimentación y aprovecha la variedad de frutas y verduras frescas de temporada

2.- Trata de beber agua y evita las bebidas gaseosas y azucaradas

3.- Utiliza tu prenda de compresión (manga, guante, medias) todo el tiempo que sea posible

4.- Trata de evitar humedad en la piel, y sobre todo en las zonas de pliegues y entre los dedos

5.- Mantén la piel hidratada

6.- Evita la exposición solar directa

7.- Haz los ejercicios recomendados por tu fisioterapeuta siempre que puedas, y si tienes opción de elegir, hazlos en el agua.

8.- Lleva ropa cómoda, evitando gomas y prendas ajustadas ya que dificultan la circulación

9.- Realizar sesiones de drenaje linfático con tu fisioterapeuta especializado

En Clínica Granell contamos con fisioterapeutas especializados. Si quieres ampliar información sobre como más podemos ayudarte, no dudes en ponerte en contacto. Además, colaboramos con la Asociación Acvel con la que tenemos un acuerdo para tratar a las personas afectadas por lipedemas o linfedemas.